Un punto negro menos en nuestras carreteras: diferencias entre terminales y atenuadores de choque

Los accidentes por salida de la calzada pueden suponer daños, no sólo al vehículo que impacta y sus ocupantes, sino a las personas o instalaciones situadas en las proximidades de la carretera, o incluso a los vehículos que circulan por otras vías cercanas.

En torno al 40% de las muertes en las carreteras se deben a salidas de vía. Una manera efectiva de reducir este porcentaje tan alarmante es la instalación de sistemas de contención. También conocidos como barreras de contención, se trata de dispositivos ubicados al margen o en la mediana de la calzada, y que persiguen mitigar las consecuencias de los accidentes cuando éstos se producen. Impiden caídas por pendientes acentuadas, impactos con obstáculos o la invasión de otras vías de circulación. Al producirse la salida de la vía, el vehículo impacta contra el sistema de contención, que lo debe reconducir al carril consiguiendo una reducción en el número de accidentes graves.

Existen diferentes tipos de sistemas de contención. Concretamente, en este artículo vamos a centrarnos en la función de los terminales de impacto y de los amortiguadores de choque o atenuadores de impacto, pero primeramente vamos a hacer un breve repaso de otros tipos de sistemas de contención para carreteras que existen.

 

Tipos de sistemas de seguridad para carreteras

  • Pretiles: son barreras de contención de vehículos diseñadas especialmente para ser instaladas sobre puentes, obras de paso o muros de sostenimiento en el lado del desnivel. Nuestros pretiles metálicos, el pretil META13 y e pretil META16, han superado todos los ensayos de choque necesarios a escala real según la normativa europea UNE EN 1317, de manera que han acreditado unos parámetros de comportamiento excelentes.
  • Transiciones: La instalación de transiciones para carreteras permite la unión entre sistemas de contención de diferente naturaleza, es decir, conecta dos barreras de seguridad de diferente sección transversal o diferente nivel de contención, como por ejemplo, un pretil metálico y una barrera de hormigón tipo GBA.
  • Biondas: son barreras con menor nivel de contención de las que existen a su vez numerosos modelos.

 

Terminales de bionda y atenuadores de impacto. ¿Cuáles son sus diferencias?

Las barreras de seguridad llamadas biondas suelen finalizar en sus extremos con fórmulas de abatimiento al terreno. En situaciones concretas de accidente con pérdida de control y salida de vía, este mecanismo de terminación puede suponer un riesgo grave para los vehículos y sus ocupantes. Por ejemplo, un vehículo descontrolado puede embestir la bionda y ésta perder su anclaje al terreno atravesando el vehículo como una lanza. En otras ocasiones existe riesgo de que el vehículo salga despedido por el aire perdiendo el contacto con el pavimento y normalmente terminando en vueltas de campana. En ambos casos, los accidentes suelen ser de máxima gravedad y acarrear el fallecimiento de sus ocupantes.

Para mitigar este tipo de situaciones, se cuenta con dos tipos de productos, parecidos entre sí, pero con claras diferencias, los terminales de impacto y los atenuadores de choque o amortiguadores de impacto, sin duda dispositivos de seguridad vial muy necesarios para evitar que los accidentes por colisión tengan un desenlace fatal.

Las principales diferencias entre ambos son dos:

  • Los atenuadores de impacto tienen marcado CE mientras que los terminales no lo tienen. Los primeros están regidos por la norma europea EN 1317-3, mientras que los segundos solo cuentan con una prenorma no vigente, la prEN 1317-7.
  • Los terminales, como su propio nombre indica, están inherentemente y solidariamente unidos a una bionda, son una forma correcta de terminación. Pero no se pueden instalar ni actúan solos, por sí mismos. Sin embargo, los atenuadores o amortiguadores de choque pueden instalarse y trabajar aisladamente, simplemente para proteger del impacto frontal con un obstáculo.

Terminales de impacto para carreteras

Los terminales de impacto para carreteras, también llamados terminales de bionda o terminales de barreras de seguridad, son sistemas de contención que se colocan en los extremos de las biondas en las carreteras. Estos dispositivos tienen gran capacidad de deformación para absorber la energía del impacto del vehículo, y de este modo hacer que el choque no tenga consecuencias tan graves.

En Metalesa disponemos de una gama de terminales de seguridad vial que cubre cualquier tipo de vía y condiciones de tráfico. Todos han superado de forma satisfactoria los ensayos acreditados según la prenorma europea prEN 1317-7.

Sin entrar en mucho detalle, algunas de las ventajas de estos terminales de impacto son las siguientes:

  • Permiten la unión con bionda de doble o de triple onda, con alternativas de cimentación, tipo de terreno y anclajes.
  • Aplicable tanto para bionda de uno o dos lados.
  • Ausencia de riesgo de intrusión de componentes del producto ante impacto.
  • Componentes comunes entre modelos facilitan la disponibilidad de stock y el suministro ágil de cualquier modelo.

Fabricamos e instalamos los siguientes modelos de terminales de bionda:

Modelo T50 – 50KM/H

Este terminal de impacto, sobre todo se utiliza para los entornos urbanos en zonas en las que la velocidad máxima permitida sea inferior a los 50 Km/H.

Modelo P2 – 80KM/H

El terminal de bionda P2, se instala en carreteras en las que la velocidad permitida no sea más de 80 Km/H.

Modelo P4 – 110KM/H

Este terminal de seguridad vial, está diseñado para ser instalado en vías de alta velocidad. Disponemos de varios modelos homologados de anclaje al terreno, tanto para terreno de hormigón como para terreno de tierra.

Amortiguadores de impacto o atenuadores de choque

Un amortiguador de choque es un sistema de contención algo más complejo. Compuesto por un mayor número de componentes que el terminal de impacto, le otorga mayor capacidad de deformación para absorber energía y frenar un impacto. Como se ha comenado anteriormente, los atenuadores de impacto se pueden instalar aislados, sin conexión con un sistema de contención tipo pretil o bionda. Localizaciones habituales son bifurcaciones, salidas de vías rápidas, etc.

Sin duda, el atenuador de impacto es uno de los dispositivos que más vidas puede salvar. De hecho, estos dispositivos son capaces de evitar hasta el 80% de las muertes en carretera por choque frontal. Por ello no es de extrañar que desde 1989, año en que empezaron a implantarse en España, la instalación de los atenuadores de impacto esté totalmente normalizada, a diferencia de los terminales que están empezando a consolidarse en los últimos años.

[media image="13524"]

El atenuador de choque, un sistema de seguridad vial de compleja estructura

El atenuador de choque o amortiguador de impacto presenta una estructura compleja, a modo de mecano, apoyada en la base por un muro de hormigón, y formada por “paneles de acero telescópicos” que, cuando se produce el impacto, se introducen unos en otros produciendo que la mayor parte de la energía del choque sea absorbida de una manera controlada. De esta manera, por un lado, se minimiza la devolución de energía al vehículo, el cual se deforma mucho menos que en el escenario de impacto contra un muro rígido sin capacidad de deformación. Y por otro lado, se impide la redirección del vehículo a la vía, mitigando las consecuencias de implicar a otros vehículos.

Instalación de los atenuadores de impacto y sus ventajas

Los amortiguadores de choque se instalan en los puntos negros de las carreteras o pasos elevados para disminuir el daño que puede sufrir tanto el vehículo como sus ocupantes. Antes de instalar un amortiguador de choque en las carreteras, es necesario analizar muy bien la ubicación. Los lugares más indicados para instalar los atenuadores de choque son puntos con elevados porcentajes de accidentes frontales, protegiendo obstáculos como bifurcaciones, salidas de vías rápidas, pilares de puentes o barreras.

Desde Metalesa nos encargamos de instalar atenuadores de impacto homologados según la norma UNE EN 1317-3, que define las condiciones de ensayo para obtener el marcado CE.

En cuanto a sus ventajas como producto, podemos destacar las siguientes:

  • Variedad de modelos paralelos, anchos y semi-anchos (0,3 – 2,3 m)
  • El amortiguador de choque permite cualquier tipo de transición a barrera existente. Opciones aprobadas para permitir la unión con bionda de doble o de triple onda
  • El atenuador de impacto se puede instalar sobre losa de hormigón o directamente sobre el terreno, manteniendo todas sus prestaciones contempladas en el
  • marcado CE.
  • Componentes comunes entre modelos de amortiguadores de choque facilitan la disponibilidad de stock y el suministro ágil.
  • En caso de impacto es completamente reutilizable y de fácil reparación.
  • Ausencia de riesgo de intrusión de componentes del producto ante impacto.

Metalesa ha llevado a cabo proyectos importantes con la instalación de sistemas de contención, tanto de terminales como de amortiguadores. Nuestra empresa ofrece la gama más amplia del mercado, esto demuestra la importancia y el compromiso que tenemos con la mejora continua de las carreteras. Si queréis más información, podéis contactar con nosotros por llamando al 96 088 99 44 o enviando un correo electrónico a metalesa@metalesa.com.